Nuevos estudios sobre diagnóstico y tratamiento de los diferentes trastornos de personalidad

Nuevos estudios sobre diagnóstico y tratamiento de los diferentes trastornos de personalidad

Edición:
Precio:
20€

Autor:
Puntuación:
5
Analizado el 19 julio, 2018
Última edición:19 julio, 2018

Reseña:

Cada persona, desde que nace tiene una personalidad condicionada, la cual cambia a lo largo del tiempo. Las causas de los trastornos de personalidad se desconocen, aunque se producen a partir de numerosas situaciones sociales, laborales y personales.

Los trastornos de personalidad son unos de los temas centrales de la psicología clínica. Son problemas tan frecuentes como graves que afectan a la persona que los sufre como a su propio entorno.

En la cultura primitiva, creían que los trastornos de personalidad estaban asociados a rituales mágicos relacionados con la demonología sobretodo.

Hipócrates en el siglo IV antes de cristo, dio inicio a los estilos de personalidad presuponiendo 4 humores básicos en el cuerpo humano, siendo estos, la bilis amarilla, bilis negra, sangre y flema.  Al mismo tiempo, estos cuatro humores identificaban distintas formas de temperamento, como el colérico, melancólico, sanguíneo y flemático.

Durante el siglo XVIII, Franz Josef Gall, intento realizar la explicación acerca de la correlación entre las características de la personalidad y la estructura corporal, utilizando el control craneal.

Los trastornos de personalidad son problemas que el individuo suele manifestar en su juventud o al principio de la edad adulta. En algunas ocasiones, suelen salir a la luz antecedentes de estos trastornos en la infancia.

Los trastornos de personalidad se caracterizan por ser desadaptativos, causando un malestar subjetivo a la persona que los sufre.

La etiología de cualquier enfermedad mental, incluyendo los trastornos de personalidad, depende de los factores genéticos o biológicos, ambientales, familiares y psicológicos, entre otros.

En la actualidad, existen pocos estudios25 relacionados con la epidemiología de los trastornos de personalidad. Algunos datos muestran que existe una prevalencia de 5-15% de trastorno de la personalidad en la población general. Los trastornos de la personalidad son de 5 a 10 veces más frecuentes que la esquizofrenia y los trastornos afectivos.

Los trastornos de personalidad suelen aparecer con más frecuencia si hay desintegración social o marginalidad.

En el DSM-IV, los trastornos de la personalidad están agrupados en tres principales grupos:

  1. Trastornos de personalidad paranoide, esquizoide y esquizotípico. Los individuos se caracterizan por ser extraños y excéntricos.
  2. Trastornos de personalidad antisocial, límite, histriónico y narcisista. Los individuos se caracterizan por rasgos dramáticos, emocionales y extrovertidos.
  3. Trastornos de personalidad por evitación, por dependencia y obsesivo-compulsivo. Los individuos se caracterizan por rasgos ansiosos y temerosos.

A . Paranoide

Las personas con trastorno paranoide de la personalidad presentan un patrón de conducta de desconfianza injustificada hacia los demás, se aíslan socialmente, es frecuente que piensen que son usados y explotados y piensan continuamente que los demás presentan motivos ocultos.

El tratamiento para este trastorno es complejo, ya que este tipo de personas siente desconfianza hacia el médico, aunque se utiliza la psicoterapia y los fármacos para resolver ansiedad y agitación.

A . Esquizoide

Presentan un patrón de aislamiento social, no son capaces y les cuesta relacionarse con las personas y son introvertidos, además de solitarios.

En cuanto al tratamiento del trastorno esquizoide de la personalidad el más usado es la psicoterapia junto con la terapia farmacológica con antipsicóticos y antidepresivos.

A . Esquizotípico

Las personas que sufren el trastorno esquizotípico se caracterizan por ser extravagantes además de raras. Presentan lenguaje raro, suspicacia, tienen una comportamiento raro a la vez que una apariencia rara, presentando afectación inapropiada también.

En cuanto al tratamiento se utiliza la psicoterapia y los fármacos sobretodos los antipsicóticos.

B . Antisocial

Presentan un patrón de manipulación y violación de los derechos de los demás. Quebrantador de la ley. Se diagnostica a través de una evaluación psicológica examinando síntomas. El tratamiento es difícil, son personas que no buscan ayudas por cuenta propia.

B . Límite

La persona presenta un patrón de comportamiento con emociones inestables, suele reaccionar de manera impulsiva y presenta una tendencia a las relaciones caóticas con otras personas. Presenta miedo a ser abandonado, no le gusta la soledad, presenta con frecuencia sentimientos de aburrimiento, es impulsivo.

El tratamiento del trastorno de personalidad límite es la terapia farmacológica intentando mejorar su estado de ánimo, inclusive para tratar la depresión.

B . Histriónico

Las personas histriónicas presentan un patrón de conducta de excitación y emotividad, buscan atención de manera continuada, son seductores por naturaleza, suelen exagerar sus pensamientos y sentimientos, pueden tener fantasías sexuales con personas desconocidas, y son vanidosos y egocéntricos.

El tratamiento es la utilización de psicoterapia y farmacoterapia.

B . Narcisista

Las personas narcisistas tienen un excesivo egocentrismo, se preocupan de manera exagerada por sí mismas y carecen de empatía hacia los demás. Se aprovechan de otros para alcanzar sus objetivos, y se preocupan excesivamente por el éxito, poder o riqueza.

El tratamiento de este trastorno es la psicoterapia.

C . Evitación

La persona presenta un patrón de timidez y sensibilidad al rechazo de otros. Se siente lastimada u ofendida cuando sus actos son criticados o no son aprobados por los otros. Presenta evitación de trabajos o tareas comunes.

Se diagnostica a través de evaluación psicológica, observando antecedentes y cuál es la gravedad de los síntomas de la persona.

C . Dependencia

Las personas con personalidad dependiente presentan un patrón de conducta muy elevado de dependencia de otras personas para así poder satisfacer las necesidades físicas y emocionales que presenten. Estas personas se sienten muy perturbadas cuando las relaciones terminan.

El tratamiento para este trastorno sería la psicoterapia, siendo el más efectivo. Aunque también se puede combinar con el farmacológico.

C . Obsesivo-compulsivo

Las personas con trastorno compulsivo presentan preocupación excesiva por el orden y el control mental, siendo demasiado perfeccionistas en la realización y el acabado de tareas. Tiene dificultad para expresar sus sentimientos, son sensibles a las críticas, son escrupulosos, sienten ira si alguien les controla. Se dedican excesivamente al trabajo y no quieren delegar tareas a otras personas.

En cuanto al tratamiento, se utiliza la terapia cognitiva conductual y la terapia farmacológica.

 

El tratamiento de los trastornos de personalidad es largo y complejo. Es necesario para intentar en la medida de lo posible mejorar su calidad de vida. El principal tratamiento de los trastornos de personalidad es el psicológico, la psicoterapia.

Para realizar un tratamiento adecuado a cada persona el terapeuta debe realizar un profundo análisis de la persona, de su forma de relacionarse con los demás, de la forma de actuar y proceder, saber cómo piensa, etc.

Una vez que finaliza el análisis, el terapeuta debe plantear unos objetivos, contando también con la opinión del paciente, en los que él esté de acuerdo y que vaya a cumplir. Con todo esto, no se pretende cambiar la personalidad del sujeto, simplemente se intentará cambiar aquellos aspectos perjudiciales para la persona. Varios terapeutas afirman que el tratamiento psicoterapéutico se debe centrar en el presente, aunque también se intentará averiguar cuestiones del pasado para conocer mejor a la persona.

En algunos casos, la terapia farmacológica junto con la anteriormente comentada es beneficiosa. Los fármacos sirven sobre todo para aliviar los síntomas.

Para finalizar como conclusión, en los trastornos de personalidad es muy difícil explorar las causas que originan cada uno de ellos. Debido a ello, en la gran mayoría de los casos, no se tiene información suficiente para tener una explicación de esas causas.

Convivir con personas que sufren algún trastorno de personalidad es difícil ya que la personalidad no se puede curar, aunque sí se puede controlar por medio de terapias. Debemos resaltar el papel fundamental de la familia en este tipo de trastornos mentales. El apoyo familiar juega un papel muy importante a la hora de afrontar el problema por parte de estas personas.


Este artículo está basado en la tesina realizada por Sheila García Castañón para el Máster Sanitario en la Práctica Clínica realizado en Formación Alcalá.

0 0 126 19 julio, 2018 Tesinas julio 19, 2018
avatar

Acerca del autor

Sheila García Castañón Diplomada en Enfermería, Universidad de Enfermería de Cabueñes (Gijón) 2010. Especialista de Enfermería en Cuidados Intensivos, Fundación Medicina Intensiva de Gijón 2013.Experto Universitario de Enfermería en Hemoterapia-Hematología, Universidad de Oviedo 2014.Experto Universitario de Enfermería en Diálisis, Universidad de Oviedo 2015. Máster Universitario en Investigación en Cuidados de Salud (2015-2016), Universidad de Cantabria. Máster Universitario en Enfermería de Urgencias y Cuidados Críticos por la Universidad de Oviedo 2016-20017. Trabaja en el HUCA (Oviedo).

Consultar todos los articulos de Sheila García Castañón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acreditaciones

Subscríbete Boletín

Tu Email

Categoría Profesional

Acepto Políticas Privacidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies