Crioterapia en el Tratamiento Rehabilitador de las Tensiones Tendinosas

Crioterapia en el Tratamiento Rehabilitador de las Tensiones Tendinosas

Edición:
Precio:
20€

Autor:
Puntuación:
5
Analizado el 31 mayo, 2018
Última edición:31 mayo, 2018

Reseña:

Diagnóstico y tratamiento de las lesiones tendinosas es una revisión bibliográfica de artículos médicos recientes y libros de consulta principalmente, que podemos utilizar como guía para comprender, clasificar, diagnosticar y tratar una lesión tan frecuente tanto en deportistas como en gente no tan activa, y concienciar así que cada lesión y cada paciente necesitan un tratamiento personalizado desde el punto de vista médico y rehabilitador.

La crioterapia es la utilización del frío (por lo general hielo) con diversas finalidades en el tratamiento de procesos o lesiones agudas e inflamaciones de carácter variable. La crioterapia es una herramienta, que bien utilizada puede proporcionarnos una gran ayuda en la recuperación de numerosas lesiones, afecciones y problemas dolorosos.

Efectos de la aplicación de frío en el cuerpo

En el cuerpo suceden una serie de eventos con la aplicación del frío:

  • Efecto vasomotor: El enfriamiento de los tejidos provoca inicialmente una vasoconstricción arteriolar rápida y capilar obtenida por vía refleja (termorregulación). La vasoconstricción es la disminución del diámetro del vaso sanguíneo, el vaso se contrae y disminuye el flujo sanguíneo (siendo esto del flujo sanguíneo importante para que se den otros efectos).
  • Cuando la aplicación de frío se mantiene el tiempo suficiente, es seguida por una vasodilatación, que es lo contrario a la vasoconstricción: el vaso aumenta su diámetro, y deja fluir más sangre. Esta vasodilatación paradójica corresponde a una hiperemia de protección: el cuerpo protege de la congelación a los tejidos.
  • También está demostrado que el frío por sí solo no tiene efecto directo sobre el edema. Para ser eficaz, debe implicar una ligera compresión. Pero cuando ambos se asocian el edema se absorbe mucho más rápidamente.
  • Efecto metabólico: Con la disminución de flujo sanguíneo nos conseguimos con un descenso en la actividad celular y el número de células: todo comienza a funcionar más lento. Éste efecto igualmente es importante para que se den otros efectos.
  • Efecto antiinflamatorio: La importancia de la inflamación, la permeabilidad capilar y la respuesta celular están directamente relacionadas con la temperatura del tejido.

La rápida aplicación de frío provoca una disminución en la producción de mediadores químicos que causan la inflamación. Esto disminuye de aproximadamente en un 70 a 80% la cantidad de sustancias algo génicas (que provocan inflamación y dolor), por lo que se da una reacción inflamatoria menos intensa.

Al causar vasoconstricción (arteriolar y capilar) se contrarresta la vasodilatación de la reacción inflamatoria. Esta vasoconstricción es responsable de una disminución en la salida del plasma sanguíneo, una disminución en la presión hidrostática y por lo tanto una disminución de la salida de líquido limitando así la extravasación plasmática responsable en el volumen de edema.

Debemos destacar que el frío no impide la liberación de mediadores de la reparación de los tejidos, sino que solo disminuye su velocidad. Esta desaceleración se compensa en gran medida por la reducción de los efectos adversos de edema y se utiliza para iniciar la rehabilitación mucho antes a través del movimiento.

  • Efecto analgésico: El efecto máximo de analgesia se obtiene directamente (10-15 minutos) durante el tratamiento y durará, según proceda, de 30 minutos a 3 horas (promedio de una hora después de suspender el tratamiento).

El frío provoca un enlentecimiento de la conducción nerviosa, siempre y cuando la temperatura de la piel se baje por debajo de 15 ° C. Sin embargo, es necesario conocer que, in vivo, una temperatura inferior a 10 ° C puede crear daños en los nervios, aunque puede ajustarse entre 5 y 7 ° C. Por lo tanto, el choque térmico consistirá en reducir la temperatura de la piel de 34 a menos de 15 ° C pero sin descender por debajo de 5 ° C.

El frío también reducirá la excitabilidad de los nociceptores, es decir, “reiniciará” la membrana de los receptores que conducen el dolor para que los estímulos no permitan que reaccionen y produzcan información dolorosa, lo cual va a colaborar en la disminución del dolor.

El frío tiene además un efecto de “Gate Control”: estimula ciertas fibras nerviosas para que al cerebro lleguen estos estímulos y no los estímulos dolorosos; el cerebro le da prioridad al estímulo del frío y “se olvida” de los demás. Es una especie de trampa, al sistema nervioso.

  • Efecto neuromotor: Como hemos visto, el frío puede provocar analgesia proporcionada para alcanzar temperaturas inferiores a 15 ° C. Pero el frío reduce además la espasticidad muscular, que rompe un círculo vicioso: el espasmo que genera dolor y el dolor que genera más espasmo.

Modalidades o formas de aplicación de la crioterapia

  • Aplicación con hielo: Es fácil de conseguir, pero su uso es engorroso y poco práctico. Se puede utilizar ya sea directamente (el masaje con hielo), como una bolsa de hielo o criogel por inmersión en un balde de agua con hielos.
  • Aplicación con criogel: Este es un gel encerrado en un plástico sellado que se coloca en el congelador. Su uso es mucho más conveniente que del hielo.
  • Crioterapia gaseosa: A finales de los años 70, se desarrolla la primera modalidad de uso de la crioterapia gaseosa y fue la fuente de nitrógeno líquido frío que puede ir fácilmente a -120 ° C. El problema es que su costo es muy alto.
  • A principio de los 90, aparece una nueva versión, esta vez utilizando CO2 líquido. De hecho, a partir de una botella de dióxido de carbono médico, de hasta 50 bares de presión, se produce un chorro de aire frío. La temperatura de -78 ° C pero es fácilmente tolerable porque es gas perfectamente seco.
  • El dióxido de carbono sale del aparato (mediante una pistola de pulverización) en forma de microcristales de hielo seco que al instante evaporan y producen una disminución de la temperatura. Este es el mecanismo que da origen al choque térmico. Bajo estas condiciones, la temperatura de la piel llega a 2 ° C en menos de 30 segundos.
  • Manguitos de agua congelada o cryo cuff: Su uso aporta además de la disminución de la temperatura una compresión que favorece la disminución de edemas e inflamaciones.
  • Estos manguitos al igual que en la presoterapia se van a hinchar pero en este caso de agua muy fría. Este agua puede ser enfriada por el propio aparato o añadiendo hielos al depósito en el que se almacena el agua.
  • Inmersión en bañera de agua helada: Se utiliza después de la práctica deportiva para reducir las contracturas y contrarrestar las pequeñas inflamaciones y microlesiones que se pueden producir con el deporte intenso.
  • Se realizan inmersiones en bañeras llenas de agua con hielos (entre 10 y 15 ª C) por periodos de 10-12 minutos.

Posibles riesgos y reacciones adversas del uso del frío

  • Inhibición de la función muscular: El enfriamiento puede inhibir temporalmente la función muscular con un posible mayor riesgo de lesión/nueva lesión, por lo que hay que tener cuidado si se van a realizar ejercicios complejos después de la aplicación de hielo en una extremidad.
  • Quemadura por hielo: Los pacientes ancianos con la pérdida de sensibilidad y/o problemas de circulación serán más vulnerables a una quemadura por hielo, por lo tanto, se deberá considerar el uso de técnicas de aplicación de hielo de menor intensidad (por ejemplo, bolsa de hielo moderadamente frío envuelto en una capa aislante (toalla).

Los pacientes más jóvenes con sensibilidad intacta y una circulación correcta, pueden beneficiarse más de la inmersión directa de la extremidad en agua fría después añadiendo progresivamente cubitos de hielo.

Los paquetes de gel frío o criogel, almacenados en un congelador tienen una temperatura de superficie por debajo de 0° y por lo tanto debe usarse una capa aislante entre el paquete de frío y la piel del paciente.

  • Lesiones nerviosas inducidas por la crioterapia: El mayor riesgo se da cuando el frío se aplica en combinación con la compresión. Se debe el llenado capilar durante la aplicación de hielo combinado con la terapia de compresión para asegurar el flujo adecuado de sangre.

Este artículo está basado en la tesina realizada por Elena de la Puente Castillo para el Máster en Fisioterapia Deportiva realizado en Formación Alcalá.

0 0 144 31 mayo, 2018 Tesinas mayo 31, 2018
avatar

Acerca del autor

Elena de la Puente Castillo Nacida en Oviedo en 1982. Diplomada en Fisioterapia por la Universidad Alfonso X El Sabio de Madrid. Desde que he finalizado mis estudios he trabajado en un centro de fisioterapia especializado en traumatología y también en el área de rehabilitación del servicio público de salud de Asturias, principalmente con pacientes neurológicos.

Consultar todos los articulos de Elena de la Puente Castillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acreditaciones

Subscríbete Boletín

Tu Email

Categoría Profesional

Acepto Políticas Privacidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies