Causas de la obesidad infantil

Causas de la obesidad infantil

Edición:
Precio:
20€

Autor:
Puntuación:
5
Analizado el 28 diciembre, 2017
Última edición:28 diciembre, 2017

Reseña:

La siguiente tesina es una revisión bibliográfica sobre las causas, tratamiento, prevención y consecuencias de la obesidad infanto-juvenil en la actualidad. El crecimiento mundial del sobrepeso y la obesidad en la infancia y la adolescencia en las últimas décadas ha sido espectacular.

La OMS reconoce que la creciente prevalencia de la obesidad infantil se debe a cambios sociales. La obesidad infantil se asocia fundamentalmente a la dieta malsana y a la escasa actividad física, pero no está relacionada únicamente con el comportamiento del niño, sino también, cada vez más con el desarrollo social y económico y las políticas en materia de agricultura, transportes, planificación urbana, medio ambiente, educación y procesamiento, distribución y comercialización de los alimentos.

El problema es social y por consiguiente requiere un enfoque poblacional, multisectorial, multidisciplinar y adaptado a las circunstancias culturales.

Al contrario de la mayoría de los adultos, los niños y adolescentes no pueden elegir el entorno en el que viven ni los alimentos que consumen. Por lo que presentan una capacidad limitada para entender las consecuencias a largo plazo de su comportamiento. Por consiguiente necesitan una atención especial en la lucha contra la epidemia de obesidad.

Para que un individuo aumente su grasa corporal es indispensable que tenga o haya tenido un balance calórico positivo. Los mecanismos para tener esta condición son el aumento de la ingesta alimentaria (energética) o la disminución del gasto calórico y lo más frecuente es que concurran ambos mecanismos. Tanto en el aumento de la ingesta como en la disminución del gasto influyen factores genéticos, ambientales y de patologías asociadas.

La etiopatogenia de la obesidad es compleja y probablemente heterogénea. Existen algunos casos en los que es identificable una causa primordial que contribuye a su desarrollo, como en el caso de ciertas enfermedades genéticas, patologías endocrinas, fármacos, etc. Sin embargo, en la mayoría de los casos no es posible identificar una causa única aunque la fisiología del cambio de peso sea clara y no de lugar a dudas: se gana peso cuando la ingesta energética sobrepasa el gasto calórico.

Las causas endocrinológicas y genéticas de la obesidad son raras en la infancia y suponen menos del 1% de la obesidad en la edad pediátrica.

Las 2 razones más comúnmente aceptadas para el aumento de la prevalencia de la obesidad infantil son algunas prácticas dietéticas pobres y la reducción generalizada de la actividad física, lo que hemos dado en llamar «los 2 grandes». La pregunta es: ¿son los únicos culpables?

Cuando ponemos en duda la solidez de las pruebas de los 2 grandes como principales contribuyentes de la epidemia de obesidad infantil, no estamos cuestionando la importancia de la ingesta de energía y del gasto de energía, sino el hecho de no descuidar las posibles contribuciones de otros factores en el equilibrio entre la ingesta y el gasto energético.

Las actuales recomendaciones nutricionales, con una base importante de la dieta en hidratos de carbono, deben racionalizarse e insistir más en la ingesta de hidratos de carbono de absorción lenta así como cereales, pastas y arroces integrales. El balance del consumo de proteínas debe aumentar. En la siguiente figura pueden observarse las nuevas recomendaciones sobre un plato equilibrado, donde se apuesta por cereales integrales, un aumento importante de frutas y verduras y un incremento en el porcentaje de proteínas en la dieta y se han reducido las prescripciones sobre determinados hidratos de carbono altamente refinados.

Recomendaciones nutricionales.

Recomendaciones nutricionales

Las recomendaciones sobre actividad física son insuficientes en cuanto a intensidad, y los niveles necesarios de actividad física deben conseguir cambios en las adaptaciones hormonales al ejercicio y en la condición física para poder alcanzar el efecto de incrementar el gasto energético; si no, se corre el riesgo de provocar el efecto contrario, aumentando el apetito y reduciendo el metabolismo basal.

A continuación se presentan algunas de las líneas de investigación que pueden aportar evidencias al conocimiento global sobre la obesidad infantil:

  • Infecciones y obesidad.
  • Epigenética y obesidad.
  • Edad maternal y obesidad.
  • El apareamiento selectivo.
  • Deuda de sueño y obesidad.
  • Fármacos y obesidad.
  • Temperatura ambiente y obesidad.

El tener ambos, uno o ningún progenitor con obesidad incrementa el riesgo de ser un niño obeso, pero este factor aisladamente no predice las características pondérales individuales, lo que refleja efectos combinados de variaciones genéticas, del ambiente familiar y de factores externos a la familia.

Riesgo de ser un niño obeso según se tenga ambos, uno o ningún progenitor con obesidad.

Riesgo de ser un niño obeso según se tenga ambos, uno o ningún progenitor con obesidad

Por muy importantes que sean los genes, el interés etiológico en la obesidad se centra en los cambios en el balance energético. El mantenimiento de un peso estable requiere un delicado equilibrio entre la ingesta y el gasto energético. Los niños pequeños son capaces de ajustar su ingesta a su gasto, pero a medida que van creciendo, esta capacidad aparentemente innata se va perdiendo.

Este artículo está basado en la tesina realizada por Tatiana Ramírez Valderas para el Máster en Pediatría y Neonatología realizado en Formación Alcalá.

0 0 517 28 diciembre, 2017 Tesinas diciembre 28, 2017
avatar

Acerca del autor

Tatiana Ramírez Valderas Graduada en Enfermería por la Universidad de Cádiz en el año 2015. Técnico superior de laboratorio de diagnóstico clínico. Máster en tratamiento de soporte y cuidados paliativos en el paciente oncológico. Experiencia en el ámbito de los cuidados paliativos con prácticas en la Unidad de cuidados paliativos del Hospital Virgen del Rocío en Sevilla y trabajo fin de grado de revisión bibliográfica sobre “Uso, indicación, fármacos más usados y aspectos éticos en la sedación paliativa”.

Consultar todos los articulos de Tatiana Ramírez Valderas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Acreditaciones

Subscríbete Boletín

Tu Email

Categoría Profesional

Acepto Políticas Privacidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies