Dietas para la Pérdida de Peso

Dietas para la Pérdida de Peso

Edición:
Precio:
20€

Autor:
Puntuación:
5
Analizado el 14 noviembre, 2017
Última edición:14 noviembre, 2017

Reseña:

La obesidad es una enfermedad crónica de creciente expansión a nivel mundial , caracterizada por el aumento de grasa corporal, generando riesgo para la salud. Esto obliga a tener ciertos criterios de intervención en dos campos, que son diferentes y a su vez complementarios, como son la prevención y la terapéutica.

Hay un gran número de dietas de pérdida de peso en el mercado, algunas más acertadas que otras (más saludables) algunos ejemplos de estas dietas son:

Aumento del consumo de Frutas y vegetales: Dentro del contexto de la promoción de dietas saludables, el aumento del consumo de frutas y hortalizas ha ganado reconocimiento, en gran parte debido a las conclusiones de las dieta DASH (Aproximaciones dietéticas para detener Hipertensión) y DASH-Sodium. El aumento de las frutas y hortalizas es un cambio dietético que puede reducir la densidad de energía dietética y mejorar la saciedad. La ayuda con la disminución del consumo de energía, especialmente si las frutas y las verduras se consumen en lugar de otros alimentos más altos en densidad de energía (Tate DF, et al., 2012).

Cambios en el tamaño de las porciones: el controlar el tamaño de las porciones de los alimentos que se consumen proporciona cambios en el peso que se mantienen a lo largo del tiempo. Estas porciones pueden ser controladas por una infinidad de métodos. Desde paquetes con una cantidad de energía dada, utensilios para el control de la porción o incluso algunos métodos comerciales (AHEAD Group, 2014).

Energía de macronutrientes, y/o basado en cambios de los patrones dietéticos: Este enfoque dietético tiene como objetivo obtener un mayor porcentaje de nutrientes basándose ​​en ciertos patrones (por ejemplo, Dieta Mediterranea) se consideran predominantemente eficaz para la pérdida de peso y llegar al peso recomendado. Hay muchos estudios nutricionales que investigan estas dietas y han demostrado que reducen suficientemente la ingesta de energía (500Kcal/día a 750 kcal/día) de manera que el grado de balance energético negativo obtenido produce al menos una reducción del 3% de porcentaje de peso corporal. Estas intervenciones dietéticas tienen una meta de energía explícita por día y los resultados indican que producen una pérdida de peso de alrededor de 4 a 12 kg en los primeros 6 meses de seguimiento (Jensen MD et al., 2014).

Enfocadas a la Energía

Dos de las más ampliamente investigadas dietas para la pérdida de peso son las dietas LCD (low-calorie diet, en español dietas bajas en calorías) y la VLCD (very-low-calorie diet en español dietas muy bajas en calorías). Junto con diferencias en las metas de energía, estas dos dietas difieren en la estuctura y la cantidad de energía.

  • LCD: Una dieta LCD por lo general tiene más de 800 kcal / día, y típicamente oscila entre 1.200 y 1.600 Kcal / día. La estructura de las dietas LCD tiene un plan de comidas, con todas las opciones de alimentos y tamaño de las porciones para todas las comidas. El uso de reemplazos de comidas, generalmente batidos líquidos y conteniendo una cantidad conocida de energía y de macronutrientes pueden añadirse en la dieta LCD. Estos métodos de complemente de la dieta, se cree que son útiles para porque al reducir las opciones de alimentos disminuye los retos con la toma de decisiones sobre qué consumir. Además, los reemplazos de comidas pueden mejorar la adherencia dietética a través del control de la porción, limitar la variedad dietética y los planes de comidas. El plan parcial de reemplazo de comidas, prescribe dos porciones controladas, y reemplazos de comidas fortificadas con vitaminas / minerales al día, con una reducción energética y puede producir mayor pérdida de peso a corto plazo (Juanola-Falgarona M. et al., 2014).
  • VLCD: Una dieta VLCD proporciona menos de 800 kcal / día y proporciona un alto grado de estructuración de la dieta (las dietas VLCD son comúnmente con batidos líquidos). La dieta VLCD está diseñada para preservar la masa magra del cuerpo y eliminar la masa grasa. Normalmente se consumen de 70 a 100 g / día de proteína o 0,8 a 1,5 g de proteína / kg del peso considerado ideal para la persona.32 Los VLCD son consideradas apropiadas sólo para aquellos con un IMC mayor de 30, y están siendo cada vez más usadas con las personas que se van a someter a cirugía bariátrica para reducir los riesgos quirúrgicos de la obesidad (Mulholland Y, Nicokavoura E, Broom J, Rolland C., 2012).

Dietas que se enfocan en la concentración de macronutrientes

Muchos nutricionistas han estudiado dietas para ayudar a determinar qué mezcla de macronutrientes promueve mejor la pérdida de peso, incluyendo otros beneficios metabólicos positivos. Es importante reconocer que cuando se prescribe este tipo de dieta enfocadas en macronutrientes ocurre que un macronutriente es alterado y habrá un cambio en otros macronutrientes. Así, las recetas para estas dietas enfocadas en macronutrientes varian uno de los macronutrientes, permitiendo que los otros dos macronutrientes principales sean las opciones para la búsqueda de alimentos. El nombre de la dieta centrada en algún macronutriente suele estar basado en el macronutriente que es objetivo del cambio.

  • Dieta baja en carbohidratos: La dieta con un bajo contenido de carbohidratos se centra en consumir no más de 20 g de carbohidratos por día. La ingesta de energía y otros macronutrientes no están restringidos en estas dietas. Una vez que se ha llegado al peso deseado, la ingesta de carbohidratos puede aumentar a 50 g por día. Mientras que la cantidad de pérdida de peso lograda no se considera diferente entre una dieta baja en carbohidratos y otra baja en grasa especialmente durante 12 meses o más tiempo, la investigación sugiere que estas dietas pueden producir diferencias en los resultados cardiometabólicos: por ejemplo, con una dieta baja en grasa, se produce una mayor reducción en colesterol y de lipoproteínas de baja densidad, en una dieta baja en carbohidratos, se produce una una mayor reducción de los triglicéridos y un mayor aumento de la lipoproteína de alta densidad que una dieta baja en grasa (Jensen MD et al., 20014).
  • Dieta con Índice glucémico bajo: Actualmente no existe una definición estándar de lo que significa una dieta con un bajo índice glucémico. La efectividad de una dieta de bajo índice glucémico sin restricción de la ingesta de energía en la bajada del peso es bastante pobre. Cuando se combina con una dieta con restricción de la energía, la glucosa y la insulina del paciente se controlan de mejor forma que en una dieta baja en grasa solamente (Juanola-Falgarona M., et al., 2014).
  • Dietas con alta concentración de proteínas: En una dieta rica en proteínas es aquella en la que se consume al menos 20% de la energía en proteínas, sin cantidad estándar definida para la grasa o los hidratos de carbono. Para la pérdida de peso, estas dietas también incluyen una restricción de energía. Una dieta alta en proteínas es a menudo lograda mediante el consumo de suplementos con batidos o sólidos comerciales (Westerterp-Plantenga MS, Lemmens S, Westerterp KR, 2012).

Dieta mediterránea

No hay una norma para definir la dieta mediterranea, pero generalmente esta dieta refleja los patrones dietéticos de Creta, Grecia y el sur de Italia y el este de España a principios del decenio de 1960. La dieta mediterránea tradicional se centró en las hortalizas y frutas (por ejemplo, frutas, vegetales, granos, nueces, semillas), los alimentos deben de ser mínimamente procesados, y el aceite de oliva como fuente primaria de grasa, además de productos lácteos, pescado y aves de corral en cantidades bajas a moderadas y mínimas cantidades de carne roja. La dieta mediterránea puede ser prescrita con o sin una restricción de la energía, pero si se desea una pérdida de peso, se debe de restringir esta energía (Toledo E, 2013).

La dieta mediterránea hipocalórica, es la dieta que la SEEDO respalda por ser la que mejor enfoque tiene en estas proporciones saludables, tiene una baja proporción de ácidos grasos saturados, y azucares añadidos, contiene un alto porcentaje de fibra vegetal y ácidos grasos monoinsaturados. Sus beneficios sobre la salud esta instaurada desde hace tiempo (Estruch R. et al., 2013).

La SEEDO en relación con las dietas modificadas de macronutrientes (como las hiperprotéicas) no las recomienda en absoluto, son dietas en las que no hay buenos estudios que establezcan sus ventajas, aunque están tremendamente generalizadas, no tienen un control médico estricto y además tienen intereses comerciales, por lo que estas dietas al final son más perjudiciales que beneficiosas aunque consiguen que la persona baje de peso, el efecto rebote es muy alto, así como los problemas de salud que se asocian al alto consumo de ciertos macronutrientes y la limitación de otros (Lecube A., et al., 2016).

Las dietas basadas en los alimentos funcionales tampoco están sustentadas en evidencias científicas. Los peligros de una dieta donde algún nutriente sea eliminado tienen peligro de sufrir desnutrición, déficit de vitaminas y micronutrientes, producir riesgo cardiopulmonar, favorecen los TCA y trasmiten conceptos nutricionales erróneos (Johns DJ, Hartmann-Boyce J, Jebb SA, Aveyard P., 2014).

La SEEDO está en contra de cualquier dieta que no tenga un aval científico. Insisten en que es necesario mantener una alimentación variada y saludable dentro de la dieta mediterránea tan ampliamente extendida (Johns DJ, Hartmann-Boyce J, Jebb SA, Aveyard P., 2014).


Este artículo está basado en la tesina realizada por José Vicente Espinosa Acedo para el Máster en Salud Deportiva realizado en Formación Alcalá.

0 0 854 14 noviembre, 2017 Tesinas noviembre 14, 2017
avatar

Acerca del autor

José Vicente Espinosa Acedo Diplomado y Graduado en Fisioterapia por la Universidad Europea de Madrid. Másteres Universitarios en Fisioterapia Deportiva, Salud Deportiva, Fisiología del Ejercicio, Actividad física y salud, Salud laboral en el ámbito sanitario, y en Discapacidad. Experto Universitario en Recuperación funcional del deportista, Pilates terapéutico, Diagnóstico fisioterápico, y en Neurorrehabilitación.

Consultar todos los articulos de José Vicente Espinoza Acedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acreditaciones

Subscríbete Boletín

Tu Email

Categoría Profesional

Acepto Políticas Privacidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies