La terapia con oxígeno hiperbárico (el caso de Edén Carlson)
Publicado por

La terapia con oxígeno hiperbárico (el caso de Edén Carlson)

Un reciente estudio publicado en Medical Gas Research, a cargo del especialista en terapias con oxígeno hiperbárico Paul Harch y Edward F. Fogarty, se ha explicado cómo el uso de tratamientos a base de oxígeno (incluyendo la terapia con oxígeno hiperbárico), es posible revertir de forma significativa las lesiones cerebrales, evitando la degeneración de dicho tejido a largo plazo.

Esencialmente, la terapia con oxígeno hiperbárico funciona mediante la administración de este gas en una cámara sellada a una presión superior a la ambiental. Esto provoca que aumente la cantidad de oxígeno disponible a nivel sanguíneo en un individuo, pudiendo restaurarse los niveles normales y ayudando a reparar tejidos dañados. De hecho, algunos de sus usos son el tratamiento de infecciones, quemaduras, intoxicaciones por monóxido de carbono, úlceras resistentes al tratamiento e incluso se ha propuesto para tratar la fibromialgia.

Un ejemplo del uso de esta terapia es el caso de Edén, una niña de dos años cuyo ahogamiento en la piscina familiar se produjo en febrero de 2016. Durante 15 minutos, la niña permaneció sumergida, llegando a sufrir un paro cardíaco.

En las siguientes 48 horas, Edén permaneció en cuidados intensivos, las lesiones cerebrales que sufría le impedían caminar, hablar o responder. Ante esta situación, Paul Harch propuso usar un tratamiento con terapias de oxígeno. Ante la falta de disponibilidad de una cámara hiperbárica, se empezó el tratamiento usando oxígeno normobárico (a una presión similar a la ambiental) durante 45 minutos dos veces al día mediante una cánula nasal. Con este tratamiento inicial, la niña empezó a recuperarse paulatinamente.

Tras 21 días con esta terapia, se inició el tratamiento con oxígeno hiperbárico y con tan solo 10 sesiones, Edén empezó a mejorar sustancialmente, a falta de su función motora, por lo que se empezó a combinar la terapia de oxígeno hiperbárico con terapia física. Tras 39 sesiones con oxígeno hiperbárico, la niña había mejorado su forma de caminar, e incluso su voz era mejor. Además, tras realizarle pruebas neurológicas, sus funciones motoras y cognitivas se encontraban cercanas a la normalidad. Las pruebas de neuroimagen aún mostraban lesiones a nivel cerebral de forma leve, pero se habían solucionado casi por completo.

Actualmente el uso de terapias con oxígeno normobárico e hiperbárico aún no se comprenden totalmente, por lo que se usan solo en casos puntuales, puesto que existe preocupación por la posible toxicidad del oxígeno.

Por el momento, será necesario continuar investigando el potencial de estas terapias de oxígeno en otros casos de similares características, aunque hoy en día ya se usan en casos de lesiones cerebrales como los ictus, trastornos craneoencefálicos o cualquier tipo de lesión cerebral causada por una falta de oxígeno prolongada.

Fuente: http://www.elespanol.com/ciencia/salud/20170724/233727076_0.html

1 0 857 26 julio, 2017 Análisis de actualidad julio 26, 2017
avatar

Acerca del autor

Melany Milena Lucena. Diplomada en enfermería con estudios de postgrado.

Consultar todos los articulos de Melany Milena Lucena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Acreditaciones

Subscríbete Boletín

Tu Email

Categoría Profesional

Acepto Políticas Privacidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies