El Tabaco y la Salud
Publicado por

El Tabaco y la Salud

El Grupo de Trabajo sobre Tabaquismo de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) ha realizado una monografía a partir de toda la bibliografía disponible. Este trabajo ha sido publicado con motivo del Día Mundial sin Tabaco.

Acceder a la Monografía

Tras la entrada en vigor de las leyes españolas contra el tabaquismo en 2005 y 2010 (que entre otros aspectos prohibía fumar en los lugares de trabajo y que aumentaba el veto a bares y otras áreas de uso compartido), se observa un efecto beneficioso sobre la salud, puesto que se han reducido en un 15% los ingresos hospitalarios por enfermedad obstructiva crónica, un 10% el número de niños nacidos con bajo peso y entre un 5%-15% la tasa de mortalidad por infarto de miocardio.

Los logros en materia sanitaria son una realidad porque ambas normativas tuvieron un efecto directo sobre el número de personas que fuman. Entre los años 2006 y 2014, el porcentaje de población adulta fumadora se redujo a un ritmo anual del 1%, especialmente en el caso de los varones (disminuyendo del 57% en 1987 al 25% actual). También se reduce de 17 a 13 el número de cigarrillos consumidos diariamente por la población fumadora activa. Es importante destacar la cantidad de personas que decidieron dejar de fumar y lo lograron a partir de la entrada en vigor de las dos legislaciones.

También es importante recordar, como aspectos negativos, que el porcentaje de la población adulta que fuma es superior a la media de la Unión Europea, los jóvenes que se inician en el tabaquismo lo hace a los 13,9 años, por encima del promedio europeo. La mayoría de los fumadores respetan la prohibición de fumar, aunque un 5% sigue fumando en el trabajo, un 9% en bares y restaurantes, un 4% en discotecas y pubs, un 9,8% en vehículos oficiales y un 2,2% en taxis.

Entre las lagunas del sistema español para prevenir el tabaquismo, se cita en primer lugar que los tratamientos farmacológicos para dejar de fumar no están incluidos en la Seguridad Social. También se considera que hay margen para subir aún más el precio del tabaco, que obviamente es un factor disuasorio, especialmente en el caso de los jóvenes. En cuanto a los incumplimientos de las leyes en vigor, se destaca el caso de jardines y otros espacios exteriores de los hospitales, donde no se debe fumar pero es fácil encontrar personas haciéndolo.

Por todo ello Esteve Fernández, uno de los coordinadores del trabajo, destaca que “Tenemos que ir más lejos, no podemos dormirnos en los laureles”.

Fuente: http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/sociedad/menos-tabaco-mas-salud_1072246.html

0 0 304 31 mayo, 2017 Análisis de actualidad mayo 31, 2017
avatar

Acerca del autor

Melany Milena Lucena. Diplomada en enfermería con estudios de postgrado.

Consultar todos los articulos de Melany Milena Lucena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Acreditaciones

Subscríbete Boletín

Tu Email

Categoría Profesional

Acepto Políticas Privacidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies