Consejos para estudiar por la noche y no dormirte
Publicado por

Consejos para estudiar por la noche y no dormirte

Estudiar por la noche sin quedarse dormido es fácil siempre que tengamos voluntad y un puntito de masoquismo.

A lo largo de la carrera, todos nos enfrentamos en algún momento al reto de tener que estudiar por la noche. Para algunos es sencillo e incluso agradable, pero para la inmensa mayoría, acostumbrada al horario diurno, resulta casi más difícil el tratar de no dormirse, que el estudio en sí.

Aunque no seamos aves nocturnas, también hay esperanza para nosotros. Solo tenemos que aprender unos simples trucos:

1. Sin sueño acumulado

Si podemos, elijamos trasnochar un día en el que no nos hayamos pegado un madrugón de escándalo. Lo mínimo es que hayamos dormido ocho horas; tampoco tenemos por qué ponérnoslo más difícil de la cuenta.

2. Nada de cenas abundantes

Si tenemos la panza llena, nos va entrar una modorra contra la que será muy difícil luchar. Es mejor cenar ligero y después ir picando algo a lo largo de la noche.

3. Prohibido estudiar en la cama

A no ser que queramos despertarnos a la mañana siguiente con el libro sobre la cara y sin haber hecho nada.

4. Estudiemos en el sitio habitual

En una mesa y con una silla adecuada y no demasiado cómoda. Cuanto más recta esté nuestra espalda, mejor.

5. Hay que cuidar la iluminación

Los ojos se cansan mucho más si solo hay un punto de luz sobre nuestra lectura y el resto está a oscuras. Y por cierto, cuando los ojos se cansan, tienden a cerrarse.

6. El calorcito da sueño

Nada de taparse o de ponerse la calefacción a tope, 20 grados es suficiente (este es el momento en el que Leónidas, desde el más allá, nos empieza a mirar con cierto respeto).

7. «Mens sana in corpore sano»

Si nos entra mucho sueño, podemos salir a correr una vuelta rápida o tratar de hacer algo de gimnasia en casa. Practicar ejercicio hace que liberemos endorfinas, que nos despejarán rápidamente.

8. Estimulantes varios

Las bebidas con cafeína ayudan, pero si nos pasamos, pueden provocarnos taquicardia y malestar, lo que nos impedirá dormir y también estudiar. Otro truco que suele funcionar es comer pipas: probadlo.

9. Hay que moverse

Dar paseos, leer en alto, cambiar de postura… Si nos apalancamos, nos dormiremos. Aprendamos de los protagonistas de Pesadilla en Elm Street: en cuanto se sentaban, la palmaban.

10. Y como última medida desesperada…

Nada despierta más que una ducha fría. El caso es atreverse, porque en verano pase, pero en invierno…

La verdad es que tener que hacer todo esto para estudiar no es lo más indicado. Además, al día siguiente vamos a estar tan cansados que rendiremos la mitad. Lo ideal sería no tener que estudiar por las noches salvo en muy contadas ocasiones, pero como «lo ideal» a veces no ocurre, asegurémonos al menos de descansar unas horas para que nuestro cerebro pueda asimilar lo estudiado. ¡Feliz noche y que os sea leve!

 

Fuente: www.etitulo.com

0 0 990 07 mayo, 2015 Noticias mayo 7, 2015
avatar

Acerca del autor

Administrador del Blog Oficial de Formación Alcalá

Consultar todos los articulos de Administrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Acreditaciones

Subscríbete Boletín

Tu Email

Categoría Profesional

Acepto Políticas Privacidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies