Síndrome de miembro fantasma
Publicado por

Síndrome de miembro fantasma

Edición:
Precio:
20€

Autor:
Puntuación:
5
Analizado el 22 mayo, 2017
Última edición:22 mayo, 2017

Reseña:

El dolor crónico afecta al 20-35% de la población mundial y supone una reducción significativa de la calidad de vida del paciente, manifestándose con disminución de la calidad del sueño, alteración de las actividades de la vida diaria y de la vida social. El dolor relacionado con la isquemia crónica de miembros inferiores así como el dolor del miembro fantasma tras la amputación a causa de la enfermedad, afectan notablemente a la calidad de vida del paciente, lo que justifica la necesidad de seguir investigando en este campo.

La amputación de la extremidad con frecuencia da lugar a alteraciones como experiencias sensoriales dolorosas o no dolorosas, entre ellas se encuentra el síndrome del miembro fantasma, que puede dificultar el proceso de rehabilitación, ya que agrava el estado psicológico del paciente.

Históricamente, los fenómenos fantasma eran interpretados como una forma de trastornos psíquicos o mentales, y ya en 1552, Ambroise Paré, militar cirujano francés, percibió que los pacientes se quejaban de dolor severo después de la amputación de una extremidad, describiendo por primera vez el miembro fantasma doloroso. Más adelante, en 1871 Silas Weir Mitchel, neurólogo americano, introdujo el término de dolor de miembro fantasma para definir sensaciones que presentaban los heridos con amputaciones a consecuencia de la guerra de sucesión.

El síndrome de miembro fantasma se divide en miembro fantasma, dolor de miembro fantasma y muñón doloroso y es importante hacer distinción de los mismos, no sólo para evaluar la magnitud real del problema, sino también porque el tratamiento es diferente. En el miembro fantasma no existe ninguna sensación dolorosa en el miembro amputado, y en el muñón doloroso, el dolor se localiza exclusivamente en el mismo, y normalmente se debe a problemas estructurales en el muñón, como isquemia del tejido e infección, espolones óseos, lesiones de un nervio proximal o distal, infección de la cicatriz o traumatismos locales. Este dolor es agravado por el estrés, los golpes, los cambios de temperatura o el cambio de vendajes entre otros.

En el miembro fantasma, se han descrito diversas sensaciones, pero la más común es el hormigueo, seguido de cambios de temperatura, picor, cambios de postura, cambios en longitud y volumen, sensación de toque, presión, o humedad. Estas sensaciones varían en intensidad y pueden cambiar con el tiempo.

El dolor del miembro fantasma se define como las sensaciones dolorosas percibidas en la parte que falta de la extremidad amputada y se clasifica como dolor de origen neuropático. Este tipo de dolor puede ser una causa de gran limitación psicológica e invalidez en muchos pacientes con miembros amputados por la limitación de la deambulación y la movilidad.

En cuanto a prevalencia, se han determinado porcentajes muy poco precisos de este tipo de patología. Se estima que posiblemente hasta un 85% de las personas que se someten a amputaciones experimenta algún tipo de dolor de miembro fantasma y que hasta un 60-70% refieren dolor un año después de la amputación. Un estudio muestra que la prevalencia del dolor fantasma en los primeros 6 meses del postoperatorio es del 50-75%. Otro estudio realizado con pacientes vasculares determinó que el síndrome del miembro fantasma se produjo en el 82,3% de los pacientes. Hasta en un 5-10% de los pacientes el dolor persiste a lo largo del tiempo y puede llegar a ser intolerable.

Los factores de riesgo más importantes para el dolor de miembro fantasma son de origen vascular, la amputación de miembros inferiores, la amputación bilateral, las amputaciones metatarsianas y las supracondíleas.

Este tipo de dolor se clasifica en cuatro grupos:

  • Grupo 1: leves parestesias, intermitentes que no interfieren con la actividad normal, el trabajo o el sueño.
  • Grupo 2: parestesias incómodas o molestas pero que no interfieren con las actividades o el sueño.
  • Grupo 3: dolor de suficiente intensidad, frecuencia o duración. Sin embargo algunos pacientes tienen dolor que es soportable, pero interfiere de forma intermitente con su estilo de vida y puede responder al tratamiento conservador.
  • Grupo 4: dolor severo casi constante que interfiere con la actividad y el sueño normal.

El dolor puede ser de corta duración con presencia de calambres dolorosos, o constante asociado a una percepción intensa de la extremidad perdida. Se caracteriza por ser más intenso en las porciones distales y por las noches, intermitente, de tipo punzante, palpitante, ardor o con calambres. Entre los términos utilizados por los pacientes para describir este dolor se encuentran: ardor, aplastamiento, calambres, presión, sensación punzante o quemante, desgarro, torsión, mordisco, latigazo, hormigueo, golpe o posición anormal y dolorosa del miembro.

Las sensaciones de miembro fantasma pueden aparecer inmediatamente después de la amputación o de forma tardía, pero el dolor de miembro fantasma suele aparecer en la primera semana postamputación, y habitualmente va reduciéndose, pero en ocasiones éste puede persistir durante años. En un estudio realizado en 2010, la mayoría de los pacientes clasificaron su dolor como leve o “soportable”, mientras que un 15% lo calificó como grave o “insoportable”.

Los factores psicológicos como la ansiedad y la depresión, o los cambios climáticos pueden empeorar este dolor, pero no se ha demostrado su implicación en la aparición del mismo. El mecanismo de acción del síndrome de miembro fantasma sigue siendo desconocido aunque existen dos explicaciones basadas en factores periféricos y factores centrales.

En cuanto a los factores periféricos, posterior a la sección de un nervio tras la amputación, se presenta degeneración retrógrada y acortamiento de las neuronas aferentes, y como consecuencia de la lesión, formación de neuromas o terminaciones desorganizadas de tipo A y C, éstas últimas caracterizadas por mostrar una descarga ectópica con un patrón irregular y lento.

Para los factores centrales existen dos teorías, la teoría de la plasticidad espinal, que explica como posterior a la sección del nervio, las neuronas del cuerno posterior de la médula espinal muestran sensibilización central, y los estímulos nociceptivos de corta duración generan potenciales postsinápticos aumentados durante un largo periodo de tiempo; y la reorganización cortical, que explica como los factores psicológicos pueden afectar el curso y la severidad del dolor.

El tratamiento del dolor asociado a miembro fantasma es complejo, y requiere un enfoque multidisciplinario que implique un alivio del dolor y una mejoría funcional. Existen tratamientos de tipo farmacológico, que incluye opiáceos, antagonistas del receptor de n-metil-aspartato del glutamato, anticonvulsivantes como la gabapentina, antidepresivos, sobre todo los de tipo tricíclicos, calcitonina y anestésicos como la infusión perineural postoperatoria de ropivacaína; y el de tipo no farmacológico, que incluye las terapias de estimulación nerviosa eléctrica transcutánea, electroconvulsiva y del espejo, la estimulación magnética transcraneal repetitiva, la acupuntura, o la terapia psicológica que ayuda a la adaptación al dolor crónico y a un cambio en la imagen corporal.


Este artículo está basado en la tesina realizada por Noelia Pérez Lamuño para el Máster en Anestesia, Sedación, Quirófano, Reanimación y Terapia del Dolor realizado en Formación Alcalá.

0 0 380 22 mayo, 2017 Tesinas mayo 22, 2017
avatar

Acerca del autor

Noelia Pérez Lamuño Graduada en Enfermería por la Universidad de León (2010-2014). Máster Universitario en Enfermería de Urgencias y Cuidados Críticos por la Universidad de Oviedo (2015). Máster en Geriatría y Gerontología Aplicada por la Universidad de León (2016). Máster en Anestesia, Sedación, Quirófano, Reanimación y Terapia del Dolor por la Universidad de San Jorge (2016). Desde el 2014, enfermera en el Servicio de Salud del Principado de Asturias.

Consultar todos los articulos de Noelia Pérez Lamuño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Acreditaciones

Subscríbete Boletín

Tu Email

Categoría Profesional

Acepto Políticas Privacidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies