Insuficiencia Cardíaca

Insuficiencia Cardíaca

Edición:
Precio:
20€

Autor:
Puntuación:
5
Analizado el 11 noviembre, 2016
Última edición:11 noviembre, 2016

Reseña:

La insuficiencia cardiaca es un problema sanitario importante en las sociedades occidentales. Se trata de una patología con una alta prevalencia y que, además produce un gran consumo de recursos sanitarios. Es primordial establecer el diagnóstico de forma precoz pues permite instaurar el tratamiento más adecuado de forma temprana, ya que se ha observado que el tratamiento efectivo mejora la sintomatología y produce una reducción de la mortalidad y de las hospitalizaciones hasta en un 30-50%. Por ello, es de especial relevancia, promover, facilitar y mejorar el acceso de los pacientes con sospecha de insuficiencia cardiaca como una de las estrategias de mejora de la calidad de la atención.

La insuficiencia cardiaca (IC) se puede definir como el estado fisiopatológico en el que alguna anomalía en la estructura o la función del corazón, provoca la incapacidad del mismo para bombear sangre en la cantidad suficiente para suplir los requerimientos metabólicos del organismo.

La IC es un problema sanitario importante en las sociedades occidentales, dado que aproximadamente un 1-2% de la población la padece, con una prevalencia que aumenta hasta más del 10% entre las personas de 70 o más años.

Por otro lado, la IC produce un gran consumo de recursos sanitarios, ya que es causa del 3-5% de los ingresos hospitalarios en nuestro medio, y es la primera causa de hospitalización en mayores de 65 años. Se estima que un 2% del gasto sanitario en países desarrollados se destina a la IC.

Es importante el conocimiento de la fisiopatología de la IC para entender el manejo farmacológico, ya que este debe dirigirse a los mecanismos fisiopatológicos afectados. En la IC (figura 1), lo que ocurre es que se activan una serie de mecanismos neuroendocrinos sistémicos que, posteriormente contribuyen al deterioro del cuadro clínico, como es el caso del sistema simpático y el sistema renina-angiotensina-aldosterona, los cuales terminan produciendo daño endotelial, incremento de radicales libres, de la apoptosis, de la fibrosis cardiaca y generación de arritmias. También se observa un incremento en la liberación de péptidos natriuréticos, los cuales tienden a regular algunas de las respuestas neurohumorales exacerbadas. A nivel celular y molecular se producen una serie de alteraciones en el manejo intracelular del calcio, así como en algunas de las corrientes iónicas que participan en la generación del potencial de acción de los miocitos cardiacos. La remodelación cardíaca precede al cuadro clínico de la Insuficiencia Cardíaca y contribuye a su deterioro.

figura1

Figura 1. Fisiopatología de la IC.

La enfermedad arterial coronaria es la causa más frecuente de insuficiencia cardiaca, con aproximadamente dos tercios de los casos, pero existen otras muchas causas como pueden ser una infección viral previa, abuso de alcohol, quimioterapia, valvulopatías, etc. (Tabla 1).

Etiología de la insuficiencia cardiaca
Enfermedad del miocardio – Enfermedad arterial coronaria- Hipertensión- Miocardiopatía (hipertrófica, dilatada, arritmogénica de ventrículo derecho, restrictiva, no compactada, del embarazo, infiltrativa, alcohólica, por quimioterapia)- Miocarditis
Valvulopatía – Mitral- Aórtica- Tricuspídea- Pulmonar
Enfermedad del pericardio – Pericarditis constrictiva- Derrame pericárdico
Cardiopatía congénita – Tetralogía de Fallot, transposición de grandes arteria, etc.
Arritmias – Taquiarritmias (auricular, ventricular)- Bradiarritmia (disfunción sinusal, bloqueo AV)

 

Es primordial realizar el diagnóstico de la Insuficiencia Cardíaca lo antes posible cuando nos encontremos ante un paciente con signos y síntomas que nos sugieran la misma, con el objetivo de iniciar cuanto antes el tratamiento más adecuado según la causa subyacente, ya que se ha observado que el tratamiento efectivo mejora la sintomatología y produce una reducción de la mortalidad y de las hospitalizaciones hasta en un 30-50%.

En ocasiones el diagnóstico de la IC puede resultar difícil, especialmente en las etapas iniciales, ya que muchos de los síntomas y signos de esta patología no son específicos y, por lo tanto, no ayudan a distinguir entre IC y otros problemas. Los síntomas y signos de la IC pueden ser especialmente difíciles de identificar e interpretar en obesos, personas mayores y pacientes con enfermedad pulmonar crónica.

Para ayudar al diagnóstico clínico de la Insuficiencia Cardíaca las guías de práctica clínica de la Sociedad Europea de Cardiología, dan unas recomendaciones, clasificando los síntomas y signos de IC en típicos y menos típicos.

  • Síntomas típicos:
    • Disnea
    • Ortopnea
    • Disnea paroxística nocturna
    • Baja tolerancia al ejercicio
    • Fatiga, cansancio, más tiempo de recuperación tras practicar ejercicio
    • Inflamación, edemas de tobillos
  • Signos típicos:
    • Presión venosa yugular elevada (ingurgitación yugular)
    • Reflujo hepatoyugular
    • Tercer sonido del corazón (ritmo de galope)
    • Impulso apical desplazado lateralmente
    • Soplo cardiaco
  • Síntomas menos típicos:
    • Tos nocturna
    • Sibilancias
    • Aumento de peso (> 2kg en una semana)
    • Pérdida de peso (IC avanzada)
    • Sensación de hinchazón
    • Pérdida de apetito
    • Confusión (sobre todo en ancianos)
    • Depresión
    • Palpitaciones
    • Síncope
  • Signos menos específicos:
    • Edema periférico
    • Crepitantes pulmonares
    • Menor entrada de aire y matidez a la percusión en las bases pulmonares
    • Taquicardia
    • Pulso irregular
    • Taquipnea
    • Hepatomegalia
    • Ascitis
    • Pérdida de tejido (caquexia)

Existen además otros sistemas de puntuación para el diagnóstico de Insuficiencia Cardíaca, como es el sistema de Framingham (Tabla 2), el cual es muy específico pero con una sensibilidad baja, lo que limita su aplicabilidad al conjunto de los pacientes con sospecha de IC, en especial en aquellos diagnosticados en el ámbito ambulatorio, con un síndrome clínico no tan evidente. En este caso el diagnóstico se establece en presencia de 2 criterios mayores o 1 mayor y 2 menores.

Criterios mayores Criterios menores
–       Disnea paroxística nocturna

–       Ingurgitación yugular

–       Estertores pulmonares

–       Cardiomegalia

–       Edema agudo de pulmón

–       Galope por tercer ruido

–       Reflujo hepatoyugular

–       Pérdida de > 4.5 kg de peso tras el tratamiento

–       Edema de los miembros inferiores

–       Tos nocturna

–       Disnea de esfuerzo

–       Hepatomegalia

–       Derrame pleural

–       Capacidad vital 1/3 de la prevista

–       Taquicardia > 120 lat/min

 

 

Si una vez realizada una historia clínica detallada, donde se han valorado los signos y síntomas de IC, se tiene la sospecha de la misma, la guía de práctica clínica de la Sociedad Europea de Cardiología recomienda:

  • La realización de un electrocardiograma (ECG) de 12 derivaciones para determinar el ritmo cardiaco y la conducción eléctrica, detectar arritmias, valorar criterios de hipertrofia ventricular izquierda y ver si existen ondas Q. Todo ello en búsqueda de la etiología de la insuficiencia cardiaca.
  • La realización de una analítica sanguínea completa, donde valorar causas de disnea diferentes a la insuficiencia cardiaca, como puede ser la anemia, el hipertiroidismo, la insuficiencia renal, etc.
  • La realización de un ecocardiograma transtorácico para evaluar la estructura y la función cardiaca, incluida la función diastólica, y medir la fracción de eyección para realizar el diagnóstico de IC, ayudar a planificar y controlar el tratamiento y obtener información pronóstica.

En nuestro medio habitual veremos que el paciente que presenta signos y síntomas de Insuficiencia Cardíaca es valorado inicialmente en los centros de atención primaria por el médico de familia iniciándose a partir de aquí un circuito de visitas entre profesionales que en definitiva conducen a la confirmación del diagnóstico definitivo (figura 2). Sin embargo, un problema de accesibilidad común para todas estas visitas produce una demora en el tiempo de inicio del tratamiento en el caso de que se confirme que el paciente presenta Insuficiencia Cardíaca y, como se ha comentado anteriormente el inicio rápido y adecuado del tratamiento ayuda a mejorar la sintomatología, produciendo una mejoría en la calidad de vida, y disminuyendo el número de ingresos hospitalarios y la mortalidad. Es preciso recordar además, que la accesibilidad es una variable muy importante a tener en cuenta sobre todo cuando se trata de instituciones con vocación de cobertura universal.

Figura 2. Esquema circuito de derivación del paciente con IC.

Figura 2. Esquema circuito de derivación del paciente con IC.


Este artículo está basado en la tesina realizada por Ana Isabel Latorre Molano para el Máster en Especialización en Quirófano y Reanimación realizado en Formación Alcalá.

0 0 549 11 noviembre, 2016 Tesinas noviembre 11, 2016
avatar

Acerca del autor

Ana Isabel Latorre Molano Diplomada en Enfermería en 2009 por la Escuela Universitaria la Fe de Valencia. Máster de Enfermería en Emergencias Extrahospitalarias 2010-2011 con la Universidad de Alicante. Máster de Especialización en Quirófano y Reanimación 2013-2014 con la Universidad San Jorge de Zaragoza. Máster Oficial en Gestión de la Calidad de los Servicios de Salud 2014-2016 con la Universidad de Murcia.

Consultar todos los articulos de Ana Isabel Latorre Molano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Acreditaciones

Subscríbete Boletín

Tu Email

Categoría Profesional

Acepto Políticas Privacidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies